Traductor

domingo, 27 de noviembre de 2016

Banco Español de Sevilla

El 5-1-1863, ante el notario Francisco Cárdenas, titular del Oficio nº 7 de los de Sevilla, comparecen Francisco Ramos Gómez, Tomás de la Calzada, Antonio Vega Romero, Matías Ramos Calonge y Antonio Romero, los cuales rebocan el poder otorgado ante el mismo fedatario en 7-11-1846 a Francisco Manuel Manzanares, vecino y del comercio de Cádiz, 

Asimismo, Otorgan que dan y confieren todo un poder cumplido a d. Manuel de la Cámara de este comercio para que en nombre de los comparecientes agencie y practique cuantas diligencias sean necesarias con el expresado Banco de Isabel Segunda establecido en la villa y corte de Madrid y con cuantas personas puedan conocer en el asunto lo conveniente para el establecimiento en esta ciudad de otro banco sucursal de aquel a cuyo fin celebre con el de Isabel Segunda el correspondiente contrato que elevará a escritura publica con las condiciones y obligaciones que se expresan en los artículos siguientes.

1º El Banco de Isabel Segunda en uso de las facultades que le concede el artículo sexto de los estatutos, hará pagaderos en Sevilla hasta treinta millones de reales en cédulas al portador por medio de la sociedad que se establece en esta plaza de comercio con el título de Banco Español de Sevilla al cual comisiona y autoriza para este objeto.

2º El Banco de Isabel Segunda entregará al Banco Español de Sevilla una cantidad en cédulas que no excederá de trece millones de reales luego que el Banco de Sevilla halla reunido los seis y medio millones de su primer dividendo (1) y podrá llegar a los treinta millones después de aumentado por los dividendos sucesivos (1) en otros ocho y medio millones de reales efectivos el capital de aquella sociedad. El Banco de Isabel Segunda no queda obligado a hacer mayor entrega de cédulas en Sevilla, aunque se aumente el capital efectivo de aquel establecimiento; pero podrá hacerse un convenio posterior con este objeto.

3º Las cédulas del Banco de Isabel Segunda que hayan de pagarse en Sevilla, además de los registros de la emisión general del banco a que pertenecen, tendrán la leyenda y contraseñas especiales que el Banco de Isabel Segunda adopte como más conveniente para que no puedan presentarse al pago en Sevilla otras cantidades que las convenidas. Las falsificaciones de estas cédulas y los perjuicios que ocasiones serán de cuenta del banco de Sevilla.

4º El Banco Español de Sevilla comisionado al efecto del de Isabel Segunda, se obliga a recoger y pagar en oro y plata en el acto de la presentación en sus cajas el valor efectivo de las cédulas todos los dias en las horas que se designen y que se anunciarán al público. La negativa del Banco Español de Sevilla al pago de las cédulas en los términos señalados se tendrá por acto de suspensión de pagos.

5º Las cédulas del Banco de Isabel Segunda pagaderas en Sevilla, lo serán también en Madrid. El Banco de Sevilla tendrá en Madrid banqueros encargados de recoger y pagar por cuenta de su establecimiento las cédulas de su comisión que haya pagado el de Isabel Segunda. El reintegro lo verificarán a los ocho días de ser avisado para ello y de no hacerlo así por cualquiera causa, el Banco de Isabel Segunda librará contra el de Sevilla a quince días fecha el importe de las cédulas satisfechas con los intereses, gastos de giro y demás quebrantos. La falta de pago en este caso se reputará como acto de suspensión de pagos.

6º El Banco de Sevilla se obliga a abonar al de Isabel Segunda el veinte por ciento de los beneficios líquidos que obtubiere en sus operaciones con inclusión de los que produzca la enajenación de las acciones que queden sin emitir o de las que el mismo establecimiento adquiera y enajene de nuevo. Los gastos de entrada e instalación se prorratearán para los efectos de este artículo en todos los años de la duración del Banco de Sevilla.

7º En el caso de terminar este contrato por causa legal o por cualquiera de los medios en el previsto, si quedasen sin emitir acciones del Banco de Sevilla, el de Isabel Segunda tendrá el derecho de tomar a la par el número de acciones que le convenga hasta el veinte por ciento de las no emitidas.

8º Al expirar el término de este contrato o al rescindirse por cualquier causa, el banco español de Sevilla se obliga a entregar al de Isabel segunda en Madrid todas las cédulas que haya recibido o su importe en metálico. Para recogerlas en Sevilla se dará un plaza de seis meses que serán los precedentes al vencimiento de este contrato y se anunciará en los periódicos de ambas plazas para que los tenedores se presenten al cobro. Las que se presenten después de este término se pagarán en Madrid y sufrirán el descuento de giro, si lo hubiere.

9º el banco español de Sevilla garantiza al de Isabel segunda la debolución de las cédulas o su importe en los términos mencionados. Primero. Con los fondos y capital del mismo Banco de Sevilla. Segundo, con la obligación y responsabilidad a que están afectos sus accionistas en virtud de los artículos doscientos setenta y ocho y doscientos ochenta y tres del Código de Comercio.

10ª El Banco de Isabel Segunda tendrá cerca del de Sevilla un representante nombrado por la dirección del primero con la retribución que por razón de su cometido se le señale de cuenta del Banco de Sevilla.

11º Será de cargo, obligación y atribuciones de este representante. Primero. Cerciorarse de las existencias del Banco de Sevilla, del buen orden de su cuenta y razón, de la marcha de las operaciones y de la puntual observancia de este contrato así como de los estatutos y reglamentos. Segundo. Asistirá para ellos a las juntas directivas y consultiva del banco, inspeccionará la contabilidad  y los libros de acuerdos y recibirá semestralmente un estado de los arqueos. .. tercero. Cuidará bajo su responsabilidad que el importe de las cédulas del de Isabel segunda en circulación no exceda del duplo del capital efectivo del Banco de Sevilla. Cuarto. Remitir semanalmente al director gerente del de Isabel Segunda el estado del arqueo con las observaciones conducentes y cumplir las instrucciones que para la mejor observancia de su cometido se le comuniquen.

12º El contrato durará diez años pudiendo cesar a los cinco por voluntad de cualquiera de los contrayentes. De tres en tres años podrán rebisarse las condiciones y modificarse por las partes contrayentes de común acuerdo aquello que la experiencia acredite redundar en beneficio común.

13º Los dos bancos contratantes se servirán recíprocamente en todas las operaciones mercantiles que son de su incumbencia y facultades, sin comisión.

14º Si por algún evento llegara el caso de que el Banco de Sevilla suspendiera sus pagos antes de la terminación o rescisión de este contrato, el Tribunal de Comercio de esta plaza nombrará un pagador provisional de las cédulas, hasta que el Banco de Isabel segunda provea lo conveniente en vista de las noticias que le suministre su representante.

15º Siempre que del Balance resulte que el Banco Español de Sevilla, no tiene el capital efectivo que represente la mitad de las cédulas en circulación se entenderá disuelto el contrato. Las partes sin embargo podrán si les acomoda avenirse en un nuevo pacto.

16º El Banco Español de Sevilla no solo está autorizado para perseguir la falsificación de las cédulas y revestido del poder y representación necesaria para presentarse ante los tribunales sino que también podrá con la misma representación demandar y perseguir toda emisión ilegitima de cédulas al portador que se haga contra las leyes vigentes o contra especial privilegio del gobierno de S.M.

17º El Banco Español de Sevilla y el de Isabel Segunda son en un todo independientes entre si, con su dirección, operaciones, capitales, derechos y responsabilidades. Esto no obstante y atendiendo la importancia y trascendencia de la comisión conferida por el de Isabel Segunda al de Sevilla, este someterá  la aprobación del de Isabel Segunda antes de presentarlos al Tribunal de Comercio los reglamentos y estatutos, así como las reformas que haga en ellos.

18º En compensación el Banco de Isabel Segunda no tendrá participación en las pérdidas que pueda sufrir el de Sevilla, su responsabilidad, ni responsabilidad para con sus acreedores en ningún evento.

19º Cualquiera diferencias que se susciten entre ambos establecimientos se terminarán ¿? por medio de árbitros, abitradores y amigables componedores nombrados por las partes en Madrid y en esta última plaza se pronunciará el laudo. Si se viniese a contestaciones judiciales, se someten al Tribunal especial de Comercio de Madrid y a sus superiores.


20º Este contrato se tendrá por parte integrante de los estatutos del Banco Español de Sevilla, los cuales se redactarán en los mismos términos que lo están los que rigen en el Banco [ español ] de Cádiz, salvo las pequeñas variaciones que exigen la diferencia de localidad, a cuyo fin se presentará copia del contrato y escritura que se formalice al Tribunal de Comercio de Sevilla para su aprobación…………………………  

(1) se entiende son dividendos pasivos, esto es, el desembolso del capital con el que contaría el Banco Español de Sevilla, por importe cuya proporción con la cifra de cédulas que aportaría el Banco de Isabel Segunda subraya éste. La inmediata desaparición del banco madrileño, quebrado y absorbido por el Banco Español de San Fernando, abortó la operación. 

Tomo nº 5.301, páginas 11 a 15.

A continuación, los mismos anteriores otorgan nuevo poder al mismo Manuel de la Cámara para gestionar con el Banco de Isabel Segunda lo útil y conveniente para llevar a cabo el establecimiento en esta ciudad de una caja dependiente del Banco Español de Cádiz,

En 10-2-1847 se otorga nueva escritura, ahora por Francisco Ramos Gómez, Antonio de Vega Romero, Domingo Pérez Anzoátegui, José Maria de Ibarra, Andrés Kith, Tomás de la Calzada y Manuel Romero Balmaseda : 


"Habiendo solicitado de S.M. la reina nuestra señora en unión con el señor don Luis Cuadra, diputado a Cortes que se establezca en esta Ciudad un Banco Provincial de descuentos, préstamos y giro, con el capital de sesenta millones de reales, vellon en treinta mil acciones de a dos mil reales para que tenga efecto en la vía y forma que mas halla lugar : otorgan que dan, confieren y comunican su poder cumplido al señor don Fernando Rodríguez de Rivas oficial de Ministerio de Estado y diputado a cortes y al expresado don Luis Cuadra con la cualidad de insolidum para que en  nombre y representación de los comparecientes hagan y practiquen cuantas gestiones consideren necesarias para conseguir del Gobierno de S.M. la autorización para formar dicho Banco bajo los mismos términos que se ha concedido el de Cádiz". 

En la obra El Banco de Sevilla 1856-1874, de Juan Luis Sánchez Casado, incluida en el libro La pluralidad de emisión en España, 1856-1874, de Carles Sudriá y Yolanda Blasco Martel, pagina 312, se añaden como intervinientes a Domingo Pérez Ansoátegui, José María Ibarra, Andrés Kith ( directivo en 27-10-1842 de la Compañía del Guadalquivir y Canal de San Fernando), Manuel Romero Balmaseda, Fernando Rodríguez de Rivas y Luis de Cuadra. Estos y los antes mencionados intervendrían en 1856 en el Banco de Sevilla, salvo Francisco Ramos Gómez ( lo haría su viuda ) y Andrés Kith, ambos ya fallecidos entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada