Traductor

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Banco de Bilbao

Ya desde su creación, el Banco de Bilbao mostró especial interés por Sevilla y Cádiz. Así, se dirige al Banco de Sevilla y al Banco de Cádiz “pidiendo el reglamento interior de las oficinas y razón del personal y sueldo que satisfacen en cada una de ellas y el sistema que han adoptado para la confección de los diferentes documentos que han de poner en circulación el Banco y la Casa que en el extranjero ha grabado las planchas para los expresados documentos”. En el mismo 1857 de su creación establece relaciones de Corresponsalía con el Banco de Sevilla y con el Banco de Cádiz. También se fija en ambos cuando pretende “anticipar fondos sobre géneros y efectos de valor conocido”. Para las necesidades de metálico, recurrió, entre otros, al repetido Banco de Sevilla.

Anuario 1922. Nótese la temprana atención que Sevilla mereció al
Banco de Bilbao, abriendo aquí una de sus primeras Sucursales.
Muestra de la modernidad del Banco de Bilbao fué su temprana decisión de aceptar efectos a más de 90 días, lo que ampliaba sus posibilidades financieras, aunque no estaba en los Estatutos. En igual sentido, la emisión de billetes con denominaciones pequeñas y la creación de una Caja de Ahorros. Propuso que se admitiesen al descuento efectos con sólo dos firmas, en vez de tres firmas impuestas legalmente y que las acciones particulares se admitiesen en garantía de préstamos; ambos extremos comunes a otras plazas, pero fueron rechazados por Madrid.

Aunque no consta qué banquero actuaba en Sevilla como su Corresponsal, es de notar que todo los efectos que se protestan en 1900 y que han sido endosados por el Banco de Bilbao, los presenta "Hijos de J M Ibarra", coherente con los orígenes bilbaínos de ésta. La situación cambia a partir de 7-1900 en que dichas aplicaciones también las recibe la Sucursal del Crédit Lyonnais, recién abierta en Sevilla y única que éste Banco tendría en Andalucía, distribución que se mantiene en 1910. Efectos librados sobre Sevilla en las plazas de Ayamonte, Barcelona, Bilbao, Birmingham, Castro Urdiales, Eibar, Elche, Irún, Mondragón, Ochandiano, Orduña, Pasajes, Peñaranda, Rentería, Reus, Salamanca, Tolosa, Toro, Valls, Villanueva de Cameros, Villaramiel. Papel que en gran parte el Banco recibe endosado por otras entidades.

Su vinculado el Banco del Comercio destina el papel sobre Sevilla tanto al Banco de Andalucía como a los banqueros Lamarque y Díaz.

Así, el 8-7-1920 decide abrir su primera Sucursal en Andalucía, en Sevilla, lo que lleva a efecto el 28-3-1921, en calle Tetuán nº 41, luego trasladada a la calle Granada nº 6. Esta preferencia por Sevilla la mantendría el Banco de Bilbao, así, andando el tiempo, abrió en dicha plaza la sucursal, también única, para Andalucía de su banco filial, el Banco Industrial de Bilbao.

Seguirían las siguientes:

Córdoba, el 4-3-1926, según acuerdo del Consejo en 24-12-1925.
Peñarroya, el 25-1-1930.
Málaga,  el 15-1-1931.
Jerez de la Frontera, el 16-3-1931, según acuerdo del Consejo en 1-5-1930.
Almería, el 18-2-1932, según acuerdo del Consejo en 12-9-1930.
Granada,  el 1-4-1935.

Las demás serían posteriores a 1936, fuera ya del período que se observa. En 1927 es uno de los bancos y banqueros que intervienen en la suscripción de acciones de la Compañía Telefónica Nacional de España, por sus Sucursales en Sevilla y Córdoba, únicas que entonces tenía en Andalucía.

La Nación, 4-7-1928.
En 1928 participa en la colocación de los bonos emitidos por la Compañía Colón Transaérea Española, "cuyo importe se destina a la construcción del Puerto Aéreo de Sevilla". 

La construcción de este aeropuerto coincide con la preparación de la Exposición Ibero Americana, que se inaguraría el 9-5-1929.

 En 1927, 1928 tenía como cliente a la aseguradora sevillana La Previsión Española SA.

En 1923 tiene depositadas 12 acciones del Banco de España en la Sucursal de éste en Sevilla, en 1934 tiene una y otras dos en la Sucursal en Córdoba. En 12-7-1928 acepta como garantía certificación de obras del Hotel Cristina que construía el Ayuntamiento de Sevilla, según reseña José Luis Hernández Marco en su obra La banca y la financiación de las infraestructuras urbanas: el Banco de Bilbao antes de la Guerra Civil Española.

En la reunión de acreedores del empresario sevillano José Julio Lissén Hidalgo realizada el 7-4-1921, votaron a favor de la proposición de convenio casi todos los afectados, entre los que estaba la casa de banca de Sevilla Montes Sierra e Hijos; el único que votó contra dicha proposición, fué Juan Azcue Sagastume, en nombre del Banco de San Sebastián y del Banco de Bilbao, afectados en 260.000 pesetas. Dada la fecha de apertura de la Sucursal, cabe deducir que este riesgo fué asumido en otras Sucursales del Banco.

Fuentes : Guías de Sevilla, de Gómez Zarzuela, La resistencia del Banco de Bilbao a la pérdida de la facultad de emitir billetes, de Lartaun Egibar UrrutiaOrganización empresarial y formación de la banca moderna. Tensiones monetarias y gestión financiera del Banco de Bilbao tras su fundación y Política financiera del primer Banco de Bilbao, ambos de Manuel Montero García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada