Traductor

lunes, 7 de mayo de 2012

Banco de Sevilla. Antecedentes, fundadores

El Banco de Sevilla fué un banco de emisión creado en Sevilla por escritura otorgada el 13-9-1856 ante el notario Pablo María Olave de Castro, el cual regentaba el Oficio nº 22 de la capital de Andalucía.

Ver entrada "Banco de Sevilla. Nombres."

La tradición mercantil y bancaria de Sevilla se remonta a la Baja Edad Media ( 1 ), ampliada, y oscurecida, tras el Descubrimiento de América y la Carrera de Indias ( 2 ). Ya en el siglo XVIII, la creación de la Real Compañía de Comercio y Fábricas de San Fernando ( 3 ) y del Real Consulado Marítimo y Terrestre, conocido como Consulado Nuevo ( 1784 ) denota la reactivación económica de la plaza. En 1780, los comerciantes sevillanos fueron, tras Cádiz y Madrid, los terceros ( 4 ) en volumen de dinero aportado a la emisión de los vales reales, inicio de la modernización financiera en España. Este primer papel moneda ( en rigor, híbrido de Deuda Pública, pues generaba intereses ) fue pronto utilizado en la capital de Andalucía ( 5 ).

Del Banco Nacional de San Carlos fueron accionistas fundadores varios comerciantes sevillanos : Alejandro Aguado, Antonio Arboré, Marcos Arnaiz….( 6, 7 ) y supuso la designación de Comisionados del mismo en Sevilla : Francisco Keyser, Nicolás Jorge de Arespacochaga, Hipólito Antonio Adalid, Lorenzo F. García Rubio, Rafael de la Madrid y de la Torre y, aunque no consta que se formara la Caja Subalterna prevista, sí lo hizo hacia 1801 la Caja de Descuentos ( 8 ) constituida para intentar detener la depreciación de los vales reales. 

Curiosamente, son fuentes extranjeras, de Francia, desde 1806 ( 9 ), y de Alemania, 1838 ( 10 ), las que señalan como banqueros a comerciantes sevillanos : entre las fechas citadas registran como tales a José Domingo del Valle, Francisco de la Barrera Benavides, L. Frades García, Pedro Orduña Larrea, Viuda de Sologuren e hijos, Santiago de la Cámara, Rafael Góngora y Delgado, Juan Eloy Soret, Michael Walsh, B. da Gattens, Antonio Carlos Muller, J. Pebernad y Compañía, Nicolás de la Herrán, Bernardo Estrada, Miguel de Urbina, Juan Fontecha, Leopoldo García Tomé. Las más o menos amplias desamortizaciones ( Godoy, ley de Baldíos de 1828, Mendizábal, luego la de Madoz ) supusieron un movimiento no sólo de la propiedad de la tierra , también financiero, ampliado por el retorno de capitales indianos desde America ( 11 ).  La actividad de estos banqueros, siendo significativa, ( 12, 13 )  permitía el avance hacia un instrumento más capitalista, como es la sociedad anónima.


Gaceta del 10-6-1845.
Gaceta 17-11-1852
Gaceta del 26-2-1856
La creación del Banco, pues, descansaba en una tradición mercantil y financiera secular, que rompieron en el siglo XVII las quiebras producidas por el saqueo que la Corona hacía de los caudales de América.

Ya en 1841, Andrés Gómez, "individuo matriculado del comercio por mayor", con domicilio en calle Placentines exponía sus Apuntes sobre la formación de un banco municipal, con emisión de billetes, en la Revista Andaluza y periódico del Liceo de Sevilla, (páginas 233-240) mismo medio que publica el Proyecto de propagación  y perfección de la industria manufacturera (paginas 346-355). También  un Proyecto para la creación de un banco provincial de emisión, circulación y depósito, (páginas 356-360)éste sin firma.
Gaceta del 14-3-1856
Los intentos por formar este banco se van sucediendo ( 14 ): la fundación del Banco de Sevilla estuvo plagada de dificultades;  obsérvese lo que, desde Madrid, ya escribiera Pascual Madoz: "...no se conoce en aquella plaza la banca...", 23.Tampoco se encontró nunca bastante justificada la necesidad de un banco, y sin duda no fué un gran mal que no se estableciera el que un día se solicitó con empeño. El banco que podrá producir resultados benéficos e importantes sería el agrícola" (15). No parece conociera tales antecedentes, o no le parecieran ( ¿¿¡!? ) significativos. Era claro que la bancocracia cortesana, como llamaban entonces a los intereses político-económicos madrileños se opuso todo lo que pudo.
Asimismo, la inmediatez entre la reunión de los promotores sevillanos y el proyecto del Crédito Moviliario, con claras bendiciones de la mentada bancocracia cortesana; tampoco faltó por parte de los dinámicos empresarios gaditanos un intento, lo que denota una vez más la vinculación entre ambas plazas. Acompañamos algunas noticias
Gaceta del 15-3-1856
recogidas de la propia Gaceta oficial. Esta actitud no era específica hacia Sevilla : el Ministro de Hacienda  Juan José García Carrasco, conde de Santa Olalla, cesó dos días después de autorizar el Banco de Barcelona, según reseña Yolanda Blasco Martel en su obra El Banco de Barcelona y los orígenes de la banca moderna en España: 1844-1856.

Finalmente y tras la citada escritura de constitución del 13-9-1856, el 24-11-1856 se firma por el ministro Manuel García Barzanallana el Real Decreto autorizando el Banco. Los Estatutos se autorizan por Real Orden de 1-12-1856, otra Real Orden de 24-2-1857 confirma que se han realizado en la Caja del Banco los 6 millones de reales del capital social. El citado García Barzanallana andando el tiempo sería Gobernador del Banco de España y tendría un papel fundamental en el fin del Banco.

Se detallan socios fundadores, que suscribieron acciones de a 2.000 reales. Ver entradas a nombre de los mismos.

El Clamor Público, 22-2-1857.
Nombre

























Plaza

























Reales
José María Adalid González  Sevilla 120.000
Eugenio Ahumada   Sevilla 120.000
Antonio C Muller y Compañía Sevilla 120.000
Angel de Ayala Urbina  Sevilla 120.000
Cahill, White y Beck Sevilla 120.000
Tomás de la Calzada Rodríguez Sevilla 120.000
Calzada, Munilla y De Storp Sevilla 120.000
Manuel de la Cámara Ibarra  Sevilla 120.000
Joaquín Casanova Ferrán  Sevilla 54.000
Manuel Castillo Povea  Sevilla 40.000
Antonio Colón Ossorio  Sevilla 50.000
Coma y Compañía Sevilla 120.000
Luis de Cuadra González de la Rasilla  Sevilla 120.000
Pedro Manuel Durán Sevilla 120.000
Emilio Bouisset y Compañía Sevilla 50.000
Benito Ferrer Somovilla ? Sevilla 40.000
Pedro Forgas Puig Sevilla 200.000
Fortunato Pebernad y Compañía Sevilla 50.000
Roberto González Español Sevilla 120.000
Ramón González Pérez Sevilla 50.000
Lorenzo Hernández Tejada Muñoz Toro Sevilla 120.000
José de la Herrán Ruiz  Sevilla 120.000
Luis Segundo Huidobro Leygonier  Sevilla 50.000
Pedro Luis Huidobro y Ruiz  Sevilla 120.000
José María Ibarra Gutiérrez Caviedes Sevilla 120.000
Juan Pedro Lacave y Compañía Sevilla 120.000
Antonio Laserna Sevilla 120.000
Jacinto Luanco  Sevilla 120.000
Manuel Calvo y Compañía Sevilla 50.000
Faustino Martínez Herrero  Sevilla 10.000
Manuel Martínez  Sevilla 24.000
Domingo Molina  Sevilla 24.000
Carlos Murphi Martí  Sevilla 120.000
Olea e Hijos, Viuda Sevilla 120.000
Simón Oñativia Aresti Sevilla 120.000
Pickman y Compañía Sevilla 120.000
Portilla Hermanos Sevilla 120.000
Manuel Ramos Calonge Sevilla 120.000
Matías Ramos Calonge Sevilla 120.000
Francisco Ramos Gómez, Viuda Sevilla 120.000
Fernando Rodríguez Rivas Rivero Sevilla 120.000
Manuel Romero Balmaseda Sevilla 120.000
Ramón Romero Balmaseda  Sevilla 120.000
Jorge Francisco Rossi Oneto  Sevilla 120.000
Santaló y Compañía Sevilla 120.000
Gonzalo Segovia García Sevilla 220.000
Francisco de Paula Sierra Arce Sevilla 120.000
Antonio Suazo / Zuazo Sevilla 120.000
Tobía, Toresano y Compañía? Sevilla 50.000
Vinuesa Primos Sevilla 120.000

Al igual que ocurriera con otros Bancos constituidos en la época, eran comerciantes e industriales, miembros de la burguesía bajo - andaluza. Como dato específico, indicar la casi nula presencia de aristócratas: sólo Fernando Rodríguez Rivas Rivero, reciente marqués de Castilleja del Campo y Juan Antonio Estrada, marqués de Villapanés, consiliario en 1865 y 1866; por su parte, Gonzalo Segovia García sólo sería ennoblecido en 1875, por R.D. de 26-5, de Alfonso XII, lo que contrasta con la abundancia, y aún control, de nobles en otras entidades, como, por ejemplo, en el Banco de España, incluso en épocas más modernas. Asimismo, el escaso censo de agricultores: aunque gracias a las desamortizaciones ya han empezado a invertir en la agricultura, todavía el origen mayoritario de su riqueza era el comercio, regional, local y / o mayorista, internacional, de importación o exportación.

También la industria, aunque es de antiguo la opinión excluyendo a Sevilla de las plazas en las que hubo aporte de capitales industriales en el Banco de emisión local, el Banco de Sevilla, la evidencia corrobora que sí hubo aportaciones de tal origen :

- de la industria textil : Juan Alvarez Núñez, Tomás de la Calzada, Manuel del Castillo Povea, Faustino Martínez Herrero, Manuel María Munilla, Tobía y Toresano,......

- metalúrgica: Portilla Hermanos,.....

- minería : José María Ibarra, Tomás de la Calzada, Simón Oñativia Aresti, Dionisio Moreno Romero, Francisco María Abaurrea Gómez,

- cerámica: Carlos Pickman,....

- jabón: Juan Alvarez Núñez, Domingo Molina,

- ferrocarril : ya en 1847, en el Ferrocarril de Sevilla a Osuna están Lorenzo Hernández de Tejada, , Fernando Rodríguez de Rivas, Antonio Colon, Pedro Luis Huidobro, José María Ibarra; también en dicho ferrocarril está Antonio María de Vega Muñoz, secretario interino del Banco.

- navieros: Gonzalo Segovia, José María Ibarra, Vinuesa Primos.

En la Guía fabril e industrial de España, de Francisco Giménez Guited, constan algunos de los establecimientos de Sevilla, con los que se ha elaborado cuadro inserto en la entrada de Tomás de la Calzada Rodríguez.

Asimismo, tras la creación del Banco de Sevilla, accionistas suyos siguieren interviniendo en negocios industriales :

En el Ferrocarril de Mérida a Sevilla están Manuel Casades, Pedro Luis Huidobro, José de la Lastra, Juan Pablo Lacave Soulé, Simón Martínez Martínez, Dionisio Moreno Romero, Ricardo Soto Lavaggi, Policarpo Sáenz y Compañía, Cayetano del Portillo Herrán, Dionisio Moreno Romero,

En la Cía. de Ferrocarril de Sevilla a Alcalá y Carmona estará Capitolino López Morla.

En el Ferrocarril de Sevilla a Huelva y Riotinto están Ricardo Soto Lavaggi, Tomás de la Calzada, Basilio del Camino,....

En la Sociedad Industrial Sevillana, fábrica de azúcar, están Gonzalo Segovia, Fernando Rodríguez Rivas Garcia Tejada, Simón Oñativia Aresti, Luis de Cuadra González de la Rasilla, Luis Lavín,.....

Cerámica :  John Cunningham Young, éste de la fábrica de loza Jorge Brander y Compañía.

En la Sociedad de carreteras : Leopoldo García Tomé, Luis de Cuadra González de la Rasilla, Valentín Toro,....

En la Sociedad para el alumbrado por el gas de Sevilla, están Gonzalo Segovia ( padre e hijos), Bernardo Toresano, Manuel de la Cámara, Juan P. Lacave, Francisco María Abaurrea Gómez, ....


Ramón González y Pérez de la Vega, por José María Romero. Tomado de La pintura Romántica Sevillana, de Enrique Valdivieso. Enriquecido en México y Cuba, prototipo de indiano, afincado en Cádiz y Sevilla. Su fortuna permitió a sus descendientes un papel significativo en la Sevilla de las siguientes décadas. Nótese que se retrata con una letra de cambio en la mano. En 1853 es el 2º mayor contribuyente, con 31.000 rls, Fundador del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla, del Banco de Sevilla. Consiliario de la Compañía del Guadalquivir. Casó con Cecilia Alvarez Arizpe.



No faltan indianos: Jacinto Luanco, Simón Oñativia ArestiRoberto González Español, Ramón González Pérez de la Vega, Antonio Zuazo, Viuda de Olea e Hijos, representada por Juan de la Puente Apecechea. Tampoco la tradicional colonia extranjera: Cahill, White y Beck, Lacave, Rossi, Muller, Murphi, el citado Pickman.

Señalar la presencia de profesionales, como Angel Ayala, arquitecto; algunos vinculados a la Universidad de Sevilla, Antonio Machado Núñez, Antonio Colóm Ossorio, éste decano de Filosofía...

También hay socios comunes a sociedades bancarias de otras plazas : Antonio Zuazo, cuya testamentaria tiene 60 acciones en 1857 - 1866 del Banco de Cádiz, Gonzalo Segovia García ( éste cuenta con 1.200 títulos en 1861 del citado Banco gaditano y también consta en el Crédito Comercial y Agrícola de Córdoba, Luis de Cuadra, (socio del Crédito Comercial y Agrícola de Córdoba), Portilla Hermanos ( cuyo componente Domingo de la Portilla fué fundador del Banco de Santander con 70 acciones, por 140.000 reales (16), Manuel Calvo Olasagarre, de Manuel Calvo y Compañía, ( Banco de Cádiz ), Ruperto Santaló Vinyals, que tenía 40 acciones del Banco de Sevilla al morir en 1872, era Consejero del Banco de Barcelona y uno de los componentes de Santaló y Compañía, junto con Bartolomé Lanzos, que sería directivo del Banco. Por abundantes, no se señalan los socios comunes con las otras entidades de crédito sevillanas: Crédito Comercial de SevillaCrédito Hipotecario Nacional y en el escriturado, y no autorizado por Madrid, Banco Agrícola de Sevilla: ver entradas respectivas.

La Andalucía 18365.
Varios de los nombres que se viene citando fueron los directivos de compañías de seguros, como La Bética, para la cual el Banco de Sevilla actuó de depositario, La Paternal, El Mediodía; ver respectivas entradas.

Diario de Córdoba, 10-6-1857.
Señalar, asimismo, el número de componentes que, a su vez, son Compañías, 14, lo que indica el nivel, relativo, de complejidad que había alcanzado el empresariado sevillano. En 1844 en la mucho más avanzada Barcelona, eran 16 las sociedades en el más amplio censo de fundadores del Banco de Barcelona (17).
Diario de Córdoba, 20-6-1863.

Diario de Córdoba, 10-6-1857.

Entre los accionistas que luego se incorporarían, atraídos por la buena marcha del banco, se señala al banquero mexicano Juan Antonio Beístegui Arróspide, que el fallecer en 1866 tenía acciones por 12.922,06 pesos. (18); ver entrada de éste.

El aumento de circulación de los billetes obligó a importar oro para adecuar el encaje metálico. Para ello, el Banco de Sevilla contó con Antonio Arróm de Ayala, primer Cónsul de España en Australia ( 19 ) y marido de la escritora Cecilia Bohl de Faber, Fernán Caballero, nacida en Cádiz y afincada en Sevilla. Este importación le estuvo generando pérdidas; así, en 1863, la prensa informa que se había tenido que proveer de oro, plata y numerario por 54.411.689,64 reales, con un quebranto de 739.847 reales. 


Diario de Córdoba, 16-2-1866.

Consta que sus billetes circularon no sólo en la propia capital de Andalucía, pues también lo hicieron en plazas próximas como indica la atención que los periódicos de éstas le dedicaron. En especial, en Córdoba, como denota la noticia adjunta sobre la falsificación que sufrió de sus billetes, plaza en la que contaba con el banquero Pedro López como 
Diario de Córdoba, 6-11-1862.
Comisionado; ver entrada de éste.

Señalar la vinculación que tuvo con la Compañía de Minas y Fábrica de Hierros de El Pedroso.


Una de las inversiones problemáticas que tuvo el Banco de Sevilla fué con Francisco Cassá Fábrega; así, hubo de hipotecarle casa en Cádiz, por 330.000 reales. Si bien parece que éste “pagó” en 1870, más bien pudiera ser que se tratara de refinanciación, a nombre ahora de Rodríguez y Compañía, fábrica de loza de la que era socio Cassá, en cuya suspensión de pagos el Banco consta como el mayor acreedor, debiendo, en 1872, hacerse cargo de la misma, alquilándola a José Rodríguez Rivero y, luego, a Cayetano Cares Losada, hasta que ( Diario de Córdoba, 13-7-1890 ) el Banco de Sevilla consigue venderla a un grupo de capitalistas, ( Ernest Albert Sandeman, John Samson Macdougall y Walter John Buck y Kem, capitalista ) también ingleses como los fundadores, por un precio de “17.000 y pico de duros”, esto es, 322.000 reales, no muy diferente de la deuda que tuvo Cassá.

Manuel Ravina Martín en su obra Catálogo de las compañías mercantiles de Cádiz (siglo XIX) reseña :

"1859, Mayo, 29.
Sociedad mercantil entre Francisco Cassá, v. y del c. de Cádiz, Ramón Rodríguez y Antonio de Peralta, vs. y del c. de Sevilla, bajo la razón social "Ramón Rodríguez y Compañía", con sede en Sevilla, para la explotación de una fábrica de loza establecida en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), por tiempo de tres años prorrogables, y bajo ciertas condiciones.

Notª I, pr. 83 (ante Ricardo de Pro y Fajardo), fols. 557-560

1860, Mayo, 17.

Francisco Cassá, v. y del c. de Cádiz, se separa de la Sociedad mercantil que habían creado el 29 de Mayo de 1859, junto con Ramón Rodríguez y Antonio de Peralta, vs. y del c. de Sevilla, mediante escritura pública ante el escribano de Cádiz Ricardo de Pró, bajo la razón social Ramón Rodríguez y Compañía, con sede en Sevilla, para la explotación de una fábrica de loza establecida en San Juan de Aznalfarache (Sevilla); los socios restantes crean una nueva sociedad, Rodríguez y Compañía, con el mismo objeto social.

Notª I, pr. 86 (ante Ricardo de Pro y Fajardo), fols. 820-827

Otra fuente (20) indica la constitución de una fábrica de loza en San Juan de Aznalfarache  el 17-11-1854, con el nombre de Jorge Brander y Compañía, y capital de 25.000 pesetas, dirigida por Jorge Brander, a iniciativa de John Cunningham Young ( ver entrada de éste ) y Williams MacAndrew, comerciantes británicos vinculados a compañías navieras establecidas en Sevilla. En 1859 compran la factoría Cassá, Manuel Rodríguez y Toledo y Antonio de Peralta ( ¿ con un préstamo o crédito del Banco de Sevilla ? ) a nombre ahora de la predicha Rodríguez y Compañía, si bien Cassá sale pronto, el 17-5-1860. Varios contratiempos fuerzan la quiebra en 1868 : un incendio en 10-8-1861 ( Diario de Córdoba : “ las pérdidas parece que ascienden a unos 3.000 duros” ), instalaciones anegadas por avenidas del Guadalquivir, cuyo dragado ya entonces estaba abandonado por el Gobierno. A pesar de tales contratiempos, la fábrica estuvo funcionando hasta muy avanzado el siglo XX.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
( 1 ) Enrique Otte Sander: Sevilla y sus mercaderes a fines de la Edad Media. Antonio Collantes de Terán: La élite financiera en la Sevilla bajomedieval: los mayordomos del concejo.
( 2 ) Antonio Miguel Bernal: La financiación de la Carrera de Indias.
( 3 ) Carlos Alberto González Sánchez: La Real Compañía de Comercio y Fábricas de San Fernando de Sevilla.
( 4 ) Pedro Tedde de Lorca: Política financiera y política comercial en el reinado de Carlos III, El Banco de San Carlos en Cádiz (1783-1790), La Caja de Descuentos de Cádiz 1790-1802.
( 5 ) Peer Schmitd:, Los vales reales y la desamortización en la España de Carlos IV: una perspectiva desde Cádiz, Sevilla y el Reino de Sevilla.
( 6 ) Pedro Tedde de Lorca: El Banco Nacional de San Carlos (1782-1829).
( 7 ) Teresa Tortella Casares. Índice de los primitivos accionistas del Banco Nacional de San Carlos.
( 8 ) Gazeta de Madrid.
( 9 ) Almanach du commerce de Paris, des départements de ….. ...1806,1807,1808, 1810, 1812, 1817,1820,1822, 1823, 1825,1829,1842. 
( 10 ) Handels-Almanach oder Uebersicht des in den verschiedenen Ländern der Erde Wissenswürdigsten für den Handel erschienen, 1838.
( 11 ) María José Alvarez Pantoja: Capitales americanos en la Sevilla del siglo XIX: el marqués de Palomares del Duero.
( 12 ) María José Alvarez Pantoja: Banqueros privados en la Sevilla del siglo XIX: Juan Pedro Lacave.
(13) Juan Luis Sánchez Casado: Mercados locales de capital y prácticas bancarias: el ámbito mercantil y financiero de Cádiz - Sevilla.
( 14 ) Gaceta de Madrid 10-6-1845, 17-11-1852, 26-2-1856, 14-3-1856, 15-3-1856, 14-12-1856.
(15) Pascual Madoz: Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramarpág. 397.
( 16 ) Bartolomé Yun Cazalilla: Estudios sobre capitalismo agrario, crédito e industria en Castilla, pág. 105.
( 17 )  Yolanda Blasco Martel y Carles Sudrià Triay: El Banc de Barcelona, 1844-1874. Història d'un Banc d'emissió, pág. 106-110.
( 18 ) Mario Cerutti. Empresarios españoles y sociedad capitalista en México 1840-1920. Rosa María Meyer Cosio y Ciro Cardoso. Los Béistegui, especuladores y mineros.
( 19 ) Carlos Fernández Shaw. Antonio Arrom de Ayala, primer Cónsul de España en Australia.
( 20 ) Antonio L. Tirado. Breve historia de la fábrica de loza de San Juan de Aznalfarache.

Gaceta 24-11-1856



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada