Traductor

miércoles, 6 de agosto de 2014

Simón Oñativia Aresti

En Sevilla consta Simón de Oñativia Aresti, indiano, establecido en Sevilla, donde residió en calle Catalanes nº 22, procedente de Cuba; en el año 1845 había formado parte en Matanzas de la Real Junta de Fomento y, con Francisco Roget, responsable de las cuentas de la Diputación de Matanzas.

El profesor Antonio Florencio Puntas en su obra Patrimonios indianos en Sevilla en el siglo XIX : entre la tradición y la innnovación calcula que tenía en Cuba bienes y derechos por 2.834.264 reales, los que suponían el 43,28% de su capital. Asimismo, le asigna 808.416 reales en acciones y 7.680 reales en Deuda Pública. Finalmente, otros 1.610 miles de reales en hipotecas ( importe medio de 536,6 miles de reales ), pagarés por 44,5 miles de reales ( importe medio de 22,5 miles de reales ) y créditos comunes por 2.076,6 miles de reales ( importe medio de 346,1 miles de reales ). Dado el volumen de estas inversiones financieras y porcentaje que las mismas alcanzan de su patrimonio, no es de extrañar participara en las sociedades bancarias creadas en Sevilla en aquellos años :

Banco de Sevilla, en cuya escritura de fundación en 9-1856 suscribe 60 acciones por 120.000 reales; sería Síndico suplente en 1866.

Crédito Comercial de Sevilla, también socio desde su creación, suscribió 240 acciones, por 480.000 reales; fué Administrador de éste.

Banco Agrícola de Sevilla, en el que se interesó con 20 acciones, por 40.000 reales; banco no autorizado por M adrid.

También intervino en los siguientes negocios:

Sociedad Industrial Sevillana, fábrica para refinar azúcar, vinculada al antes citado Crédito Comercial de Sevilla, situada en la Calzada de la Cruz del Campo, vía luego denominada calle Oriente, actual Luis Montoto. establecimiento fabril que compran Isidoro van Montenacken y Manuel Sotelo Díaz; a finales del siglo XIX consta  a nombre de León van Montenacken, cónsul de Bélgica.

La Correspondencia de España, 28-1-1872.
Director, tesorero de una sociedad minera en Valverde del Camino, con nombre tan sevillano como Nuestra Señora de los Reyes; secretario Dionisio Moreno, éste otro accionista en la creación del Banco de Sevilla.

Socio fundador de la fábrica de pólvora del Cerro del Aguila.

Suscribe acciones por 6.000 rls en la fundación de El Porvenir Agrícola, fábrica de guano artificial; ver entrada de Manuel del Castillo Povea.

Depositario del Hospital Provincial de 1858 a 1867.

Propietario, con Prudencio de Ercoreca, de negocio de hostelería. Con el mismo también tuvo fundición, almacén de hierros (Florencio) que pasa a Oñativia y se aprecia en su partición
Diario La Paz, de Montevideo, Uruguay, 8-12-1872.
de bienes, en 1882, en 5540.000 reales.

Invirtió 100.000 reales en el Ferrocarril de Guipúzcoa, según La España, del 18-2-1858.

En 1865 también apodera a Domingo Norzagaray e hijos, casa de banca de la Corte.

En 27-9-1866 facilitó [ al Banco de Sevilla ] 100.000 francos sobre París, a 60 días fecha, al buen cambio de 5, recogiendo el 27 de Diciembre su importe, con más los intereses que al 9 por 100 importaron 9.000 rls., según consta en la Memoria leída en la Junta General Ordinaria de Sres. accionistas en 30 de enero de 1869.

El 21-1-1867 otorgó poder a Antonio Heller y Patón, también accionista, para que lo represente en la Junta de Accionistas del Banco de Sevilla.

En 1-5-1867 Ruiz Hermanos y Compañía, le cede hipoteca, por 168.155 pesos, sobre finca de ingenio Cuevalejos de Ricardo García, operación que no debió terminar satisfactoriamente, pues el Tribunal Supremo, por sentencia de 25-11-1888 ha de resolver reclamación de Simón Oñativia contra Ricardo García Oña, de La Habana.

En 1872 aparece en la lista de 20 mayores contribuyentes por subsidio industrial, en 7º lugar, con cuota por 1.908 pesetas.

En 12-1872 es corresponsal para libranzas sobre España de Onofre Triay, en calle 25 de Mayo nº 484 de Montevideo, Uruguay, según reseña el periódico de allí La Paz.

En 1881 consta Rafael Laffitte Castro como su albacea, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario