Traductor

lunes, 5 de enero de 2015

Banco Internacional de Industria y Comercio

En 1924, al transformarse el Banco de Cartagena ( ver entrada ) en Banco Internacional de Industria y Comercio tenia en Andalucía sucursales en las plazas siguientes:

Ayamonte, Cádiz, Huelva, Isla Cristina, El Puerto de Santa María, San Fernando y Sevilla. Abrió Sucursal en Sanlúcar de Barrameda y en Vejer de la Frontera.

Algunas de las Sucursales actuaron de Corresponsales para otros Bancos:

Ayamonte, en 1931 para el Banco Popular de los Previsores del Porvenir, en 1933 del Banco Pastor.
Isla Cristina, en 1931 para el Banco Popular de los Previsores del Porvenir.
El Puerto de Santa María, en 1925 para el Banco Urquijo, en 1933,  para el Banco Pastor.
San Fernando, en 1931 del Banco Popular de los Previsores del Porvenir, en 1933 del Banco Pastor.
Sanlúcar de Barrameda, en 1933, para el Banco Pastor.

Por su parte, tuvo Corresponsales en otras plazas :

En 1935 debe hacerse cargo de la sucursal que en Granada, procedente de la banca Hijos de Enrique Santos, tenía el Banco Urquijo, el cual se vió obligado a deshacerse de la misma pues "..trabajaba muy poco ( la sucursal del Banco Urquijo en Granada )....( MSBB ejercicio 1935 )", según reseña José Víctor Arroyo Martín en su obra La Banca Privada en Andalucía entre 1920 y 1935, página 79El trasiego de esta dependencia denota que no siempre la banca acertó en su expansión. Cuando en 1943 el Banco Central se establece en la plaza citada al absorber a este Banco, precipita la liquidación del corresponsal local que tenía hasta entonces.

No consta llegara a instalarse en Aracena; en Cartaya aparece tras 1936. La Sucursal de Isla Cristina ya no se registra en 1933, cerrada según acuerdo que hizo con el Banco Español de Crédito, el cua, a su vez, clausuró la que tenía en Ayamonte.

Guía de Cádiz, 1930.
En 1926 sí tenía en Sevilla, además de la "Oficina Principal" en calle Tetuán nº 16, la Caja Auxiliar en el barrio de Triana, cuyo director era Ángel Hernández Saz ( ver Banco de Cartagena ), sita en el Altozano, donde en 1936 consta Agencia Urbana nº 1 del Banco Central, cuyo director entonces era Santos García Riego.

En 1930 obtiene la representación en Cádiz del Banco Exterior de España.

Otras plazas que atendió fueron Aguilas, Alicante, Ceuta, Cieza, Caravaca, Elche, Hellín, Lorca, Mazarrón, Murcia, Orihuela, Tánger, Tetuán, Totana, Yecla,..

Anuncio en Guía de Sevilla.
Participó en la financiación de la Exposición Ibero-Americana de Sevilla, contratando, el 19-5-1925, un empréstito con el Ayuntamiento de Sevilla, junto al Sindicato de Banqueros de Barcelona, según reseña María Teresa Solano Sobrado en su obra Antecedentes históricos de la Exposición Iberoamericana de Sevilla. También, en 1927-1929, canalizando fondos del Banco de Crédito Local, según reseña José Víctor Arroyo en su obra Los orígenes del Banco de Crédito Local o la necesidad de una herramienta dinamizadora.

Nótese la ausencia de la gran banca madrileña en la financiación de la mencionada Exposición Ibero-Americana, a pesar de que ya estaba presente en Sevilla : Banco Hispano Americano desde 1908, Banco Español de Crédito desde 1919, Banco Central desde 1920Otra entidad que interviene en la citada Exposición fué el argentino Banco Español del Río de la Plata, con Oficina en el Pabellón de la República Argentina, ver entrada de éste. Tenía teléfono 24845.

En 1927 es uno de los bancos y banqueros que intervienen en la suscripción de acciones de la Compañía Telefónica Nacional de España, a través de las Sucursales mentadas.

Entre 1920 y 1933, estuvo controlado por Banque Belge pour l´Etranger y la Banca Marsans; en 1934 también por el Banco de Valencia y en 1943 fué absorbido por el Banco Central.

Entre sus clientes tuvo a la aseguradora sevillana La Mundial Agraria.

Hasta 1929 tuvo de consejero a Horacio Echevarrieta, dueño del astillero gaditano Echevarrierta y Larrinaga; en 1925 había invertido un millón de pesetas en comprar acciones del banco; en 1929 intenta vender las 1.900 acciones que tenía. Extremos precedentes que reseña José Luis Gutiérrez Molina en su obra Capital vasco e industria andaluza. El astillero Echavarrieta y Larrínaga de Cádiz ( 1917-1952 ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada