Traductor

sábado, 14 de julio de 2012

Crédito Comercial de Sevilla

El Crédito Comercial de Sevilla se fundó el 12-2-1861, según escritura ante el notario Pablo María de Olave, autorizado por Real Decreto de 11-4-1862, suscrito por el Ministro Pedro Salaverría y publicado en la Gaceta el 10-5-1862. Estaba en la calle Alta nº 6. 
Sus accionistas fueron casi los mismos que los del Banco de Sevilla, menos Manuel Le Roy y Luis de Cuadra-Paris:

Fernando Rodríguez de Rivas                           240 acciones
Tomás de la Calzada Rodríguez                       480     "
Simón Oñativia Aresti                                      240     "
Gonzalo Segovia García ( 1 )                           240      "
Juan Cunninghan Young                                  240     “
Luis Cuadra                                                      240     “
Manuel Romero Balmaseda                             240     “
Nicolas de la Torre                                          240     “
Luis de la Cuadra, de Paris                               240     “
Manuel Le-Roy Bernasqué                               100     “

( 1 ) en su nombre intervino Antonio García.

Indicador de España 1864.
El Presidente fue Luis de Quadra y luego entró como socio José María Adalid. El Capital Social era de 15 millones de reales, en acciones de 2.000 reales, de las que suscribieron inicialmente 2.500 acciones; varió Estatutos en 1863.

En 1874 de los anteriores Administradores seguían Cuadra, Adalid, Oñativia y LeRoy.

Gaceta de los Caminos de Hierro.
Secretario: Eduardo Jiménez, luego Antonio Pozzi Rodríguez ( éste luego será Jefe de Contabilidad y Caja en la Compañía del Ferrocarril de Sevilla a Huelva y Riotinto ). Cajero: Adrián Martínez. Otros empleados: Enrique Alberni, Pedro de la Vega Muñoz, Rafael Daza Espejo? ( éste socio de Portilla y White en 1-1-1878 por 32.825 rls, Francisco Vargas (con este nombre se suscriben acciones por 4.000 rls en la fundación de El Porvenir Agrícola), Francisco Sánchez Vera, Manuel Bonzara, Carlos Feria, Manuel Rodríguez, Eduardo Martínez, Antonio León, Antonio Boza Carrera ( ver entrada de éste ), Roberto Hiller, Enrique Garro, Francisco Jiménez, Mariano Ordóñez.

Se constituyó en base a una Casa de Banca pre-existente, en este caso, la comanditaria Le-Roy y Compañía, como ocurriera con otras: Crédito Comercial de Cádiz, la de Conte y Compañía, Crédito Comercial de Jerez la de Sánchez, Guernica y Compañía y el Crédito Comercial y Agrícola de Córdoba,  la de Pedro López e Hijos. Es de suponer que alguno, o varios, de los accionistas de la nueva social fueran comanditarios en la pre-existente. Sociedades que se pretendía invirtieran en la promoción de negocios, si bien la mayoría se dedicó más bien a la emisión de cédulas a la vista, compitiendo con los Bancos de Emisión, generando los conflictos 
La Iberia, 20-10-1864.
subsiguientes. Por excepción, no consta que el Crédito Comercial de Sevilla emitiera papel a la vista y sí se implicó en la creación de sociedades, lo que le llevó a la desaparición, como a otras que hicieron lo mismo. Señalar el porcentaje que en los balances suponía el rubro de Corresponsales, tanto acreedores como deudores; también el importe que algunas vez se detalla de la Cartera fuera de Sevilla, alrededor del 20%.

Compró 15 acciones de la sociedad de navegación Vinuesa y Compañía, apoderó a Luis de Cuadra, creó en 1866 fábrica de azúcares, llamada Sociedad Industrial Sevillana, en la Calzada de la Cruz del Campo, de Sevilla, ésta, al trabajar con materia prima de importación, resultó dañada cuando el Arancel de 1869 elevó la protección al azúcar peninsular; en todo caso, fué vendida al poco ¿ en 1872 – 1881, en calle Oriente nº 93, de Manuel Sotelo Díaz, propietario, e Isidoro Van Montenacken, cónsul de Bélgica ?. Esta fábrica, en otras manos, subsistió hasta 1911. El citado Isidoro Van Montenacken compró en 11-1864 a la testamentaría concursada de José María Sonnet finca en la calle Oriente nº 99, de la 13.422 varas y 2 pies [ trozo éste que linda por la izquierda con la finca que se quedó el Sr.Van Montenacken ] al oeste con huerta de Pedro Luis Huidobro, entrada por el lado sur, que vendió.

Entre 1864 y 1874 fué Corresponsal del Banco de Oviedo, según reseña José Ramón García López en su obra El Banco de Oviedo.

Participa con las otras Sociedades de Crédito que, en Andalucía, sólo hubo en las plazas de Cádiz, Córdoba, Jerez y Sevilla, en la Sociedad Española Central de Crédito; ver entrada de ésta.

El Crédito Comercial de Cádiz emitió cédulas pagaderas en las plazas de Algeciras  Arcos de la Frontera, Chiclana de la Frontera, Medina Sidonia, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda. También en Córdoba, Jerez y Sevilla, en las que esos títulos pudieron ser atendidos por las entidades mencionadas de cada plaza, pues no consta que en las mismas tuviera Sucursales.

Tenía en depósito acciones del ferrocarril de Lérida a Reus, valoradas en 950.000 reales y 95 de la minera Vasco Andaluza, [ que era propiedad de José María Ibarra ],  por valor de 115.000 reales, según Florencio Puntas.

El Banco de Sevilla le prestó 20.548.103 reales, con el endoso de toda su cartera comercial, así como:
2.250.000 reales. en títulos de la deuda consolidada y diferida
1.442.410 reales en un aval del comercio de esta ciudad, por desembolsos para las obras del muelle.
1.400.000 reales en 350 acciones de 4.000 reales de la Compañía de Minas de Hierro de El Pedroso,

otros 1.846.000 en un resguardo de la mencionada Sociedad Industrial Sevillana Azucarera, desembolso por 1.846 acciones de a 2.000 reales, 380.000 en 190 títulos de a 2.000 reales del Crédito Comercial y Agrícola de Córdoba. Al disolverse éste, según acuerdo de 1-3-1867, el Crédito Comercial de Sevilla tenía 200 acciones, por 400.000 reales.

Para Londres operó con C. J. Hambros, y para París con B. Badel.

Se irán incluyendo algunos balances :









































































Fuentes: Guías de Sevilla, de Gómez Zarzuela, Iniciativas industriales sevillanas, de Antonio Florencio Puntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada